Productos a base de caléndula; lo mejor para tu bebé

0
772

caléndulaPor todos es sabido que la piel de los bebés es especialmente sensible. En particular la de aquellos que son recién nacidos. En consecuencia, es habitual que los más pequeños de la casa puedan estar expuestos a pequeños episodios de irritación en su piel a la mínima. Estas irritaciones pueden ocasionarse en la mayoría de los casos por roces con la ropa o los pañales, aunque cualquier cosa puede causarle alguna molestia al pequeño.

Debido a esta alta sensibilidad, hay que asegurarse siempre de mantenerlo todo limpio y saneado en la casa, en especial aquello que pueda estar en contacto con el bebé. Y otra cuestión tan importante, sino más, es la de los productos de higiene que se emplean para mantener al bebé limpio. A la hora de escoger estos productos, hay que ser extremadamente cuidadosos con los componentes y la elaboración de las lociones y cremas que le damos al pequeño, para que te asegures de seleccionar productos naturales y ecológicos que no irriten de manera alguna la piel de tu bebé.

Los productos con caléndula le dan una protección vital

Uno de las componentes más beneficiosos y recomendables en estos casos es la caléndula. La caléndula es una planta que desarrolla flores de varios colores, generalmente amarillo, y que tiene características antiinflamatorias. Por ello, a menudo se hace uso de esta planta para cicatrizar heridas o, directamente, prevenirlas. Los productos naturales que contienen extracto de caléndula son, por todo esto, empleados tradicionalmente para prevenir irritaciones y molestias hasta en las pieles más sensibles. Esto es, en las pieles de los bebés.

La caléndula cuida la piel a la vez que la regenera y favorece la recuperación de los tejidos de la dermis. En este sentido, los productos ricos en caléndula no son solo buenos para tus hijos, sino que también pueden ayudarte a ti y a tu piel a recuperarse de posibles heridas o del envejecimiento prematuro de la epidermis.

Así, la caléndula es beneficiosa para todos, y se emplea con fines cosméticos en los adultos y con fines preventivos en los recién nacidos. En este último apartado, cabe destacar que hay multitud de productos compuestos por la caléndula, especialmente por el aceite de la caléndula, empleado para ayudar a mantener la suavidad en la piel del pequeño, y por las cremas de caléndula. Estas últimas están indicadas en especial para proteger la piel de la zona del pañal, una de las áreas más delicadas y problemáticas de los bebés, ya que están en contacto constante con los pañales y hay que cambiarlos con mucha frecuencia.

Lo bueno de la caléndula es que no se limita solamente a prevenir de posibles molestias. También es una gran opción para subsanarlas cuando estas ya se han producido. Así, la caléndula contribuya a calmar la piel del bebé que ya se ha irritado. Además, también limpia y nutre la piel, favoreciendo así el mantenimiento de su suavidad durante mucho tiempo.

Los productos ricos en caléndula se pueden aplicar a la hora de cambiarle el pañal al pequeño, de manera que con cada cambio te aseguras de que no se produzcan irritaciones y de que estas sean siempre tratadas. También después del baño, cuando la piel del peque ha quedado totalmente limpia, para dotarle de una protección que le acompañe durante el día. Por supuesto, la piel de los bebés es extremadamente sensible, de  modo que siempre hay que consultar con el médico antes de aplicar sobre los niños cualquier producto, para estar seguros de que no se corre riesgo alguno.