Ácido fólico, el complemento dietético estrella durante el embarazo

0
750

Ácido fólico, el complemento dietético estrella durante el embarazoSeguro que has oído hablar de él. El ácido fólico o vitamina B9 se trata de una ayuda necesaria para todos, pero especialmente importante para las embarazadas, ya que está estrechamente ligado al correcto desarrollo del feto. Tanto si ya estás embarazada como si aún lo estás intentando, es recomendable comenzar a tomar un complemento dietético rico en ácido fólico para evitar la anemia y posibles disfunciones neurológicas en el bebé.

¿Por qué es importante para las embarazadas tomar ácido fólico?

En concreto, el ácido fólico tiene que ver con el tubo neural. El tubo neural es, en los embriones, la parte que da origen a la espina dorsal y al cerebro. Por ello, se trata de una de las cuestiones más importantes de cara a un embarazo. Además, los posibles problemas con el tubo neural se suelen producir al comienzo del periodo de gestación. En consecuencia, es necesario incluir el complemento de ácido fólico nada más empezar el embarazo.

El ácido fólico está también estrechamente conectado a la creación de células y de tejidos. Y es que, con los nutrientes que se ingieren, tu cuerpo (o el de tu bebé) los descompone en aminoácidos para, después, fabricar sus propias células y tejidos. Por eso se dice que somos lo que comemos. La mayoría del cuerpo humano se genera a partir de proteínas, gracias a las cuáles se crean los tejidos o los órganos.

En esta situación, el ácido fólico sirve para asegurarse de que este proceso de trasformación de las proteínas en material vital se realiza de una manera óptima, evitando posibles problemas. Así, diferentes investigaciones han llegado a la conclusión de que consumir la dosis diaria recomendada de ácido fólico supone un riesgo mucho menor en lo que respecta al desarrollo natural del feto.

También hay estudios que sugieren que el ácido fólico puede ayudar a prevenir otro tipo de problemas que pueden darse en el bebé durante la gestación, algunos de los cuales están relacionados con defectos del corazón y del sistema circulatorio.

El ácido fólico contribuye también a lidiar con la anemia

Lo que sí es seguro es que el ácido fólico ayuda a la creación de glóbulos rojos, de modo que se puede consumir para ayudar a evitar y prevenir la anemia, que se produce por una falta de glóbulos rojos. De este modo, el ácido fólico no es únicamente una ayuda para las embarazadas, sino que se puede consumir por parte de otras personas como un producto coadyuvante.

La dosis diaria recomendada es, para las mujeres embarazadas es de 400 microgramos, y se recomienda comenzar a tomarlo hasta un mes antes de comenzar a intentar quedarse embarazada.  Si el embarazo no ha sido planeado, también se puede subir la dosis diaria a 600 microgramos durante los primeros meses. Siempre es recomendable consultar con un médico los cambios notables que se hagan en la dieta, pero si se trata de la nutrición durante un embarazo, todavía más.